La Subluxación

Cuando una o más vértebras se desplazan de su posición natural en la columna vertebral decimos que se encuentran subluxades.

La subluxación provoca irritación, compresión del nervio que circula por el interior, lo que puede provocar pinzamientos, los cuales alteran la transmisión de información entre el cerebro y el cuerpo.

Se ha demostrado que una subluxación y, en consecuencia el pinzamiento del nervio, dificulta la transmisión nerviosa a los órganos y tejidos del cuerpo. Estos impulsos son nerviosos (fuerzas vivas) y, si son alterados por las subluxaciones, puede que causen dolor, incomodidad, además, de ser la causa de muchas enfermedades.

Por ejemplo pueden causar problemas mecánicos en la columna (lumbalgias, pinzamientos, hernias discales…), pero también pueden incidir en el funcionamiento de los nervios, lo que crea problemas orgánicos o trastornos funcionales (migrañas, vértigos, alergias, otitis, asma; dificultades respiratorias, ginecológicas, digestivas …), en general, mala salud, enfermedades.

CAUSAS

Las subluxaciones vertebrales están causadas por un gran número de factores estresantes que suelen invadir nuestras vidas diariamente. Cuando estamos bajo un estrés demasiado elevado, el cuerpo inicia una serie de mecanismos de compensación (subluxaciones) para poder aguantarlo. Es una estrategia de supervivencia muy correcta a corto plazo. Cuando las subluxaciones son crónicas, limitan el poder del cuerpo para adaptarse al estrés.

Estrés emocional:

El estrés emocional es causado por las relaciones humanas (familia, amigos), por un estado de nerviosismo crónico, las preocupaciones económicas, el trabajo, la falta de salud, el abuso físico o mental, la fatiga crónica…

Estrés químico:

En nuestro estilo de vida moderno encontramos gran cantidad de toxinas: fertilizantes, conservantes, medicamentos, vacunas, contaminación ambiental, productos de limpieza… que impiden el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Estrés físico:

Debido a golpes, caídas, levantar pesos incorretament e incluso el parto (donde normalmente la comadrona realiza una torsión del recién nacido y una fuerza de extracción de unos 15 y 20 kg si el parto es natural, y entre 25 y 30 Kg. si el parto es por cesárea). También existe el estrés físico causado por una larga duración o repetición cuando realizamos un ejercicio incorrectamente, trabajamos en la misma postura, tenemos malos hábitos en el dormir o en sentarnos…

Estrés electromagnético:

Los campos electromagnéticos activan la respuesta de estrés del cuerpo, y producen cambios en casi todas sus funciones, incluyendo un declive significativo en los sistemas inmunológicos. Otros efectos negativos de los CEMs incluyen un impacto negativo en el sistema cardiovascular, endocrino, de control de crecimiento, y el sistema nervioso central.